Los odontólogos aconsejan realizarse a una limpieza dental llevada a cabo por un profesional entre una y dos veces al año.

Cómo actuar ante la rotura de un diente

  • La fractura de un diente o su pérdida completa (avulsión) por causa traumática es una causa frecuente de consulta de urgencia al odontólogo, especialmente en el caso de los niños, que por su actividad son más proclives a este tipo de accidentes. De hecho, es en estas situaciones el tiempo es fundamental y hay que actuar no sólo con rapidez y manteniendo la clama, sino también de forma correcta; siempre con la premisa de ir inmediatamente a la consulta del dentista:

    • Comprobar el alcance de la lesión: el diente se puede fisurar, romper, astillar o caerse entero. La gravedad puede ser diferente, pero siempre hay que ir al odontólogo lo antes posible.

    • Localizar el diente o los fragmentos: hay que recuperar los trozos del diente que se ha roto o la pieza completa si se caído entera, lavarlos con agua corriente si no se tiene suero fisiológico o leche a mano y guardarlos, si se puede en un recipiente con suero y si no en una servilleta de papel.

    • Enjuagues con agua con sal: puede evitar una infección.

    • Sangrado: hay que taponar la herida con una gasa y mantener la presionada.

    • Antiinflamatorios: puede ayudar a calmar el dolor mientras se llega a la consulta del odontólogo.

    • Compresa fría en la cara: aplicarla sobre la zona en la que se ha producido el impacto que ha causado la rotura o pérdida del diente: permite prevenir la inflamación.